Bienvenido a nuestro blog

TicketBlog

19may
Historia de una boyband
One Direction

A pesar de que en España no hay una tradición tan larga como en otros países, las boybands empiezan a despuntar creando tras de sí un fenómeno fan muy notorio y no solo en la música pop donde muchos de ellos nacen, crecen, se independizan y, no siempre, alcanzan el éxito en solitario. Y es que si los talents shows son el laboratorio para experimentar con futuras nuevas voces musicales, la formación de las boybands se ha convertido en un trampolín a la fama para las carreras más prometedoras. Para eso ya están los productores y las casas discográficas, capaces de hacer de cada grupo o artista un producto musical hecho a medida de su público.

Hoy queremos repasar la historia de las boybands que han marcado el devenir musical, dentro y fuera de España, en las últimas décadas arrastrando con sus integrantes un fenómeno fan que mueve mucho, mucho dinero. Un ejemplo de lo que hemos dicho son los ‘Jackson Five’, que lanzaron a la fama al pequeño Michael convertido años más tarde en una estrella del pop y, hace poco (con su muerte prematura) en una leyenda y un mito de la música. Tanto es así que se acaba de publicar su segundo álbum póstumo con canciones inéditas que la excéntrica estrella guardaba bajo llave en el cajón. Aún quedan nuevas letras por descubrir.

Si los ‘Jackson Five’ marcaron el inicio de la carrera musical de las boybands en EEUU, también lo hicieron en Reino Unido, cuna del Pop por excelencia, ‘The Beatles’. Probablemente hasta la fecha no se haya repetido un fenómeno similar como el de los británicos de Liverpool cuyas letras siguen vivas y sobreviven generación tras generación, versionadas y remasterizadas. Y es que Reino Unido y EEUU han lanzado desde hace casi 50 años oleadas de boybands que han desatado el delirio de sus fans.

Dos de los grupos que más han definido el fenómeno fan han sido los ‘New Kids On The Block’, grupo que llevó a vender más de 80 millones de copias en todo el mundo desde el lanzamiento de su primer álbum en el año 1984. Estos pioneros de chicos guapos, famosos y cantantes tuvieron que competir con medio millar de aspirantes a quienes fue descartando el productor Maurice Starr. Sin duda la figura de las productoras tiene mucho que ver en el arte y la magia de convertir a una banda de chicos normales en estrellas musicales a nivel mundial. Pero, cuando la luz de esta estrella de los 80 se fue apagando ya empezaban a despuntar los ‘Backstreet Boys’, que tuvieron y siguen teniendo un gran tirón en nuestro país.

Esta última banda acaba de cumplir 19 años sobre el escenario y ha sido una de las más populares en EEUU. Casi al mismo tiempo, y aprovechando el magnetismo de sus integrantes, el magnate Lou Pearlman (a quien debemos la carrera de los Backstreet Boys) creó los ‘N’Sync’ de quienes salió otra estrella en solitario, Justin Timberlake. Unos y otros volvían locas a millones de adolescentes y llenaban estadios, auditorios y salas de concierto con baladas pop y otros temas pegadizos y bailables. El binomio amor-desamor no falla.

Pero si esto sucedía en EEUU, en el epicentro de la música europea no se quedaban cortos en las últimas décadas, en especial a partir de los años 90. Mientras desde América, se exportaban las letras de ‘BackStreet Boys’ o de los ‘N’Sync’, en Reino Unido se lanzaba a la fama a unas de las boybands con más tirón, Westlife, de cuyo experimento sobrevive Ronan Keating con baladas para llorar y recordar a todos que el desamor hace dinero.

La industria discográfica llegó a un punto, a caballo entre los 90 y el la primera década del 2000, que pudo saturar el mercado. No es que no hubiera millones de adolescentes dispuestas a seguir el fenómeno de las boybands pero, en ocasiones, estas bandas parecían fotocopias musicales y no aportaban un valor añadido. Al fin y al cabo esas boybands era marketing emocional puro y duro. Con los chicos de ‘Westlife’ competían al mismo tiempo ‘5ive’ o los ‘Boyzone’. Su trayectoria por lo más alto del mercado de la música no solía durar más de cinco o seis años bien por cansancio del fenómeno fan o por el surgimiento de una nueva boyband. En el peor de los casos, llegaba la disolución y eso es lo que sucedió con el mayor fenómeno fan que conoció Reino Unido entre finales de los 90 y principios del 2000: Take That’ consiguió marcar una nueva época del Pop en Inglaterra.

Sus cinco integrantes repitieron los patrones ya contados hasta que Robbie Williams dijo adios para convertirse por sí mismo en un icono musical a nivel mundial. Con algunos bandazos, nadie niega que ha sido el más afortunado y el integrante que supo ver su futuro más claro en esto de la música. Algún otro, como Gary Barlow, se ha reciclado como jurado de ‘Factor X’, el talent show por antonomasia en Reino Unido y de donde salió Ruth Lorenzo quien recientemente nos ha representado en Eurovisión.

Y es precisamente el formato televisivo del llamado ‘talent show’ el que ha conseguido relanzar el concepto de las boybands en el mundo anglosajón. En España nos enganchamos a esta fórmula en el año 2002 con ‘Operación Triunfo’ y el resto de programas que han ido surgiendo como evolución de aquel primer ensayo. Actualmente, ‘La Voz’ es el concurso musical que ha tomado el relevo aunque hasta la fecha, salvo David Bisbal y otros pocos triunfitos, participar en estos talent show no es sinónimo de conseguir una carrera musical.

Eso en España, porque el desparpajo juvenil de otros concursantes sí ha dado con la fórmula del éxito. Es el claro ejemplo de lo que ha ocurrido con ‘One Direction’. Niall Horan, Zayn Malik, Liam Payne, Harry Styles, Louis Tomlinson han llegado a lo más alto tomando el testigo que dejaron hace ya más de una década los ‘Take That’. Junto a ellos, los chicos de ‘The Wanted’, que también pegan fuerte desde hace cinco años. Max George, Siva Kaneswaran, Jay McGuiness, Tom Parker y Nathan Sykes corrieron la misma suerte que en su día los estadounidenses ‘Backstreet Boys’.

Asimismo, en España también empezamos a hablar de este fenómeno de las boybands con la fama y la popularidad de ‘Auryn’, que han revolucionado a millones de adolescentes tras el lanzamiento hace ya un tiempo del single ‘Breathe in the light’. Es verdad que estas nuevas formaciones de chicos guapos y con una imagen creada para vender éxito cuenta con el respaldo de las RRSS, una herramienta muy poderosa que no existía ni en los 90 ni en los primeros años del nuevo siglo. Ahora mismo conseguir un TT por un concierto, el lanzamiento de un single o un cameo multiplica el alcance de las boybands.